España escatima el tiempo para luchar por los trabajadores


El 7% de los representantes sindicales españoles disponen del tiempo necesario para su labor frente al 29% del resto de la UE

El 29% de los representantes de los trabajadores europeos tienen “todo el tiempo que necesitan” para representar a sus compañeros en la empresa. En España, la proporción cae hasta el 7%, según la Encuesta Europea Empresarial que recoge un informe sobre afiliación presentado este viernes por CCOO.

Aunque el informe europeo, promovido por Eurofound, una agencia de la UE encargada de promover la mejora de las condiciones de vida, no desagrega por países los datos de lo que se conocen como liberados, esto es, los trabajadores que están eximidos de trabajar a tiempo completo para representar a la plantilla, la encuesta revela que el 8% de los representantes europeos desempeña su labor de representación a tiempo completo.

En comparación con el resto de los países de la UE, España es uno de los más restrictivos con las horas de dedicación sindical de sus trabajadores en función de sus necesidades, sólo por delante de Francia y Letonia. Bien es cierto, que prácticamente todos los representantes sindicales españoles dicen disponer de algún tiempo (aunque no sea el suficiente) para su labor, y poco más del 12% aseguran que no tienen créditos sindicales.

Dificultades en las pymes

La encuesta se realizó durante 2009, y en ella el organismo reconoce que “tomar tiempo durante las horas de trabajo es un importante elemento para la calidad de la representación de los empleados”. En su análisis, el organismo concluye que en las empresas pequeñas es mucho más difícil disponer de tiempo de representación sindical porque al menos un 25% de los delegados aseguran no contar con esa posibilidad. Por el contrario, en las empresas grandes, uno de cada cuatro representantes de los trabajadores aseguraron ser liberados, siempre según datos medios para la UE con países periféricos (Turquía, Noruega y la ex Yugoslavia). Pese a tener más facilidades, también son los que aseguran que tienen que pelear más el tiempo para las negociaciones.

Por sectores, los representantes de los trabajadores en la industria son los que disfrutan de más tiempo para su labor sindical frente a los de la educación.

En cuanto a otros mecanismos que facilitan la representación sindical, el informe de Comisiones Obreras recoge que, en España, sólo el 60% de los delegados recibe información económica, financiera, etc… relevante para desempeñar sus funciones, mientras que en Europa, el 80% dicen tener acceso a este tipo de documentación. Además, de los españoles que dicen recibir información de la empresa, casi el 40% asegura que es de muy baja calidad.

Estos datos sobre la calidad de la representación de los trabajadores en las empresas se enmarcan dentro de un estudio sobre afiliación sindical en el Viejo Continente de CCOO. Según el informe, la tasa de afiliación en España es del 20%, cuando en el resto de Europa se eleva al 25% sobre el total de la población asalariada. También se muestra como en España el número de afiliados ha crecido durante la crisis un 15,6%, con datos de 2009.

El estudio refleja como en los países con una mayor tasa de afiliación sindical se han conseguido economías más productivas. Así, en los países escandinavos (Finlandia, Suecia y Dinamarca), las tasas de afiliación son de casi el 75%. La siguiente área con tasas de afiliación más altas es Centroeuropa, donde países como Austria o Alemania tienen de media una tasa de afiliación superior al 35%.

En este sentido, el estudio recoge también que los países en los que se cuenta con una alta tasa de afiliación sindical se han acercado más a los objetivos marcados por la Estrategia de Lisboa, como crecimiento per cápita, productividad, tasa de empleo o inversión en I+D. Así, los países con un alto nivel de representación sindical invierten hasta un 2,3% de su PIB en Investigación y Desarrollo y el resto un 1,4%. España se sitúa en la parte media alta de este Índice de Participación Sindical.

Según el profesor de la Universidad de Valencia Pere Beneyto, coordinador del estudio, también se aprecia una correlación entre la alta afiliación sindical y la baja conflictividad laboral. En su opinión, esto se explica porque los países con mayor poder sindical tienen una gestión “institucionalizada” del conflicto laboral.

Fuente: publico.es

Anuncios